El mundo de los mapas mentales

Escrito por Alvaro Grisales el . Posteado en Académico

Foto-Alvaro grisales

Asistimos hoy a la era del audio y el video pero -sobro todo- del Hipertexto: blogs, wikis, podcast, twitter, Facebook… Algunas aplicaciones las conocemos suficientemente y forman parte de nuestras rutinas diarias. Otras no tanto y, sin embargo, en la última década la producción intelectual de la humanidad se ha duplicado y cada 18 meses se renueva totalmente (Siemens). Una persona en Internet durante un solo día de lectura puede aprender y acceder a mas conocimiento que cualquier aprendiz del medioevo durante toda su existencia.

Hasta hace pocos años la información se manejaba en papel, libretas de apuntes, “memorandos”. Vinieron las agendas electrónicas -primero- y el desarrollo formidable de la tecnología informática. Pero  el desorden y el caos persisten. ¿Cómo encontrar ese dato importante que necesito con urgencia? Veamos cómo los mapas mentales son una solución posible y al alcance de todos. Es asunto de disciplina.

En los últimos años me he convertido en “evangelizador” de los mapas mentales  por ser esta una herramienta para ordenar eficientemente la información que procesamos permanentemente en las labores cotidianas. Los mapas mentales son ahora un “compañero inseparable de viaje”.

 

Buscar la información almacenada suele ser un ejercicio tedioso y desgastante.  Revisar apuntes en libretas, fólderes y cuadernos … Las  ideas fundamentales yacen “sepultadas” bajo una montaña de textos. Si tengo un mapa… ¡Claro! Encuentro el tesoro rápidamente. Solo es cuestión de cavar un poco.

En un mapa mental la información “salta” hacia el entendimiento. Los datos están consignados con colores, texturas, fuentes, imágenes que fluyen velozmente. En unos minutos puedo repasar el material disponible para preparar una clase -o una presentación ante un grupo de negocios- subirlo a “la nube” y disponer de la información de manera fácil en el salón de clase, en una sala de juntas… desde mi smartphone.

Guardar la información en la memoria era un asunto de rutina para los antiguos. Con la invención de la escritura los conocimientos son ahora consignados en textos y almacenados en grandes depósitos -bibliotecas- en los monasterios medievales conservando así la herencia cultural de la antigüedad. Con el aporte de la imprenta este conocimiento acumulado durante siglos desencadena los procesos conocidos como el Renacimiento y la Ilustración para transformar la realidad europea y el Nuevo Mundo por descubrir.

Hoy sabemos que el cerebro humano tiene una capacidad de 10.5 millones de kilómetros de ceros en permutaciones. En una ciudad, para desplazarse de un lugar a otro, se dispone -en el mejor de los casos- de 4 o 5 rutas alternas por en medio de una jungla de caos vehicular. En el cerebro, un pensamiento va de un lado a otro a través de una red infinita de posibilidades.  Este efecto es imposible de lograr a través de la simple escritura o la lectura de apuntes sin el recurso de los mapas mentales.

Quería hablarles del pensamiento lateral y de muchas otras cosas. Este apenas es un abrebocas sobre el inmenso mundo que se abre ante nuestros ojos y al cual estoy invitándolos -llenando el formulario de suscripción ubicado en la parte superior derecha de la página- para llevar a ustedes en forma gratuita y con el mayor gusto estos conocimientos mediante entregas periódicas que recibirán en sus correos electrónicos.

Hasta entonces.

Alvaro Grisales A.

Etiquetas:, , , ,

"Trackback" Enlace desde tu web.

Built with HTML5 and CSS3
Copyright © 2012 YOOtheme
Creada por Juan P Barrera