Mapa mental de la fe 2

Home » La ciencia de hacerse rico » Mapa mental de la fe 2

Mapa mental de la fe 2

Antes de abordar el principio de la autosugestión (4to. Principio de “Piense y hágase Rico”) es conveniente profundizar en el tema de la fe. Para el efecto haremos dos mapas mentales. Uno, los conceptos fundamentales de la fe y la química de la mente. En el siguiente, la fe y la autosugestión. Comencemos con los conceptos fundamentales: deseo, fe, pensamiento, mente, subconsciente, inteligencia y voluntad. Tratemos de ordenarlos en una secuencia lógica.

Por medio de la fe puedo visualizar mis deseos. La fe me permite creer en aquello que estoy deseando (ver mapa 3) y esto por una razón simple: cuando mezclo fe y pensamiento me resulta el elemento químico fundamental de la mente: la inteligencia, que es manejada por el subconsciente -lugar de la mente en donde se manejan mis deseos mas profundos-. Vamos por partes.

La química de la mente funciona de la siguiente manera: Los deseos tienen una vibración propia. Esta vibración es captada por el subconsciente que la traduce en su equivalente espiritual: la inteligencia. En otras palabras, cuando yo deseo algo en medio de una plegaria, estas vibraciones se van traduciendo en procesos inteligentes como lo puede ser, por ejemplo, la elaboración de un plan para conseguir aquello que deseo. La fe colorea los pensamientos para llamar la atención del subconsciente y así convertirse en sustancia espiritual.

La publicidad ha descubierto en los últimos tiempos que cualquier afirmación – verdadera o falsa- que se repita permanentemente terminará siendo aceptada por el publico. A través de este procedimiento la publicidad busca que un pensamiento dominante ocupe el pensamiento de las personas. Toda persona es dueña de sus pensamientos los cuales anima por medio de las emociones. Estos pensamientos constituyen las fuerzas motivadoras que dirigen mis planes de acción. Porque un pensamiento cargado de emoción atrae a otros pensamientos similares o relacionados hasta convertirse en un propósito maestro que domina al individuo. Todo comienza con la semilla original de una idea que se fija en la mente mediante la repetición del pensamiento. Se trata de un escrito en donde doy instrucciones sobre mi propósito principal que repito en voz alta todos los días hasta que las vibraciones auditivas alcancen el subconsciente y pueda construir mi vida a la medida mediante un inventario de mis recursos y capacidades. De esta manera descubro que la mayor debilidad es la falta de confianza en si mismo.

Mapa mental de la fe 2